¿Qué es el Email Throttling?

El Email Throttling es la capacidad de controlar el límite de mails enviados a los servidores de correo de los destinatarios (basado en intervalos de tiempos).

Diferentes actores que intervienen en el proceso de envío y recepción de mails pueden bloquear mensajes cuando un alto volumen es enviado por un remitente si detectan o consideran que se trata de SPAM:

Internet Service Provider (ISP): Compañías que esencialmente brindan conectividad a Internet (Fibertel, Arnet, entre otras) y quienes suelen gestionar los dominios, hosting y cuentas de mail de sus clientes.

-Webbased Email Service (WES): servicios de correo electrónico con poderosas interfaces web. Los más conocidos son Gmail, Yahoo Mail y Hotmail.

De esta y otras problemáticas se encargan los Email Service Providers o ESPs (compañías como emBlue que ayudan a gestionar sus envíos de emails a través de una plataforma “en la nube”).

¿Para qué sirve?

Esta estrategia permite mejorar la capacidad de entrega y obtener un menor número de rebotes. Sin embargo, no existe una “fórmula mágica” para realizarlo y su éxito depende de varios factores. Es un proceso constante de ajuste, ensayo y análisis de datos. Después de generar Campañas de Email Marketing, debemos comenzar a ver cuáles son los momentos del día con mejor performance, así como la tasa de deliverability.

¿Cómo funciona?

Los servidores de correo de destino se configuran con un umbral para el número de conexiones simultáneas. De superar estos niveles los mensajes pueden quedar en cola y si aumenta el nivel de reintentos del remitente pueden volver como rebotados. En cambio, si los mismos se regulan adecuadamente desde el principio se puede evitar que esto ocurra.

No hay una fuente fidedigna que informe los límites utilizados por cada ISP para bloquear mensajes enviados por un remitente. Sin embargo, algunos factores conocidos son:

-La tasa de rebotes.
-Las quejas de los destinatarios.
-Engagement de los suscriptores en lo que respecta a tasas de aperturas, clicks y tiempo dedicado a la visualización de mails.

Los límites aplicados por los principales ISPs también pueden modificarse si detectan un comportamiento sospechoso. Por ejemplo, si una cantidad de rebotes se produce en un lapso determinado, el ISP puede enviar un mensaje de alerta al servidor de correo del remitente para disminuir o detener el envío. Si esto es ignorado, puede bloquear el correo de la dirección IP.

En cuanto a las nuevas direcciones IP, los ISPs generalmente controlan la cantidad de correos hasta que consiguen una idea del tipo, volumen y características generales de los mensajes enviados.

Algunas aclaraciones

-Los ISPs calculan los límites de envíos de forma distinta. Mientras que algunos cortan los envíos una vez que se alcanza el límite, otros pueden bloquear los mensajes incluso antes si detectan que los envíos se realizan a una velocidad demasiado rápida. Lo ideal es contactar con el ISP para verificar que no se está quebrantando sus condiciones de servicios.

-Es posible dar a cada conexión de correo diferentes velocidades de envíos. Cambiar la velocidad de conexión de un mail no afectará las conexiones de las otras.

-La velocidad de envío estimada no es exacta ni está garantizada.

Jesica

Post Relacionados