5 ejemplos de omnicanalidad simple

La omnicanalidad es una técnica dentro del marketing y la comunicación, relativamente moderna y nueva para muchos. Por eso, puede que todavía no te quede claro a qué remite exactamente el concepto. Y eso es lo que te contaremos en esta nota 🙂 

Las grandes compañías del mundo aplican la omnicanalidad para una mayor efectividad en sus estrategias de branding, posicionamiento online, campañas especiales y conversiones en e-commerce. Te mostramos 5 situaciones donde la omnicanalidad simple puede darle a tus objetivos esperados, resultados mucho mejores de los que te imaginas. 

¿Qué es la omnicanalidad?

Primero lo primero: te ofrecemos una definición sencilla de omnicanalidad, para que luego puedas verla aplicada en distintos casos. 

La omnicanalidad es un tipo de estrategia de marketing y comunicación, que consiste en estar presente con el mismo mensaje, cuidando cada detalle y aspecto de la coherencia global, en diferentes canales. 

Se diferencia de la multicanalidad por esto mismo: no se trata solo de estar presente en muchos canales diferentes, sino de englobar una experiencia en conjunto, donde el cliente pueda sentir que no hay diferencias en la calidad, intensidad y tono, más allá del sitio en el que esté interactuando. 

Una buena estrategia de omnicanalidad te permitirá una sólida presencia de marca, mayor impacto publicitario, clientes más felices, conformes y fidelizados, y la tranquilidad de saber que tu identidad se refuerza y sostiene constantemente, sea cual sea la acción de comunicación que decidas encarar. 

Ahora sí, vamos a los ejemplos.

1- Omnicanalidad en estrategias de ventas retail

En primer lugar, debes saber que el retail es un tipo de comercialización de productos o servicios que llegan al consumidor final de forma masiva, englobando varias marcas especializadas en el sector de interés.

Por ejemplo, algunas grandes y famosas cadenas de perfumería y belleza, supermercados o casas de tecnología y electrodomésticos. 

En las estrategias de ventas retail, es muy común ver aplicada la omnicanalidad. Es que la competencia es muy elevada y el cliente sólo decidirá comprar en la organización que responda todas sus inquietudes, esté presente en cada instancia del proceso de compra, y demuestre real interés en sus necesidades antes, durante y después.  Existen muchos casos en donde todo esto ha resultado más importante que aspectos como el precio o el modelo del producto. 

¿Cómo pueden aplicar la omnicanalidad los retails?

De esta manera, todo puede comenzar con un newsletter, seguir en la tienda online, continuar en un correo electrónico de remarketing, dar un anteúltimo paso en una tarjeta de descuento, y finalizar en un evento personalizado en el punto de venta, consagrando así la compra de determinado producto en lanzamiento. 

Debes tener en cuenta que la omnicanalidad no aplica solo para el mundo digital: es una estrategia 360 que engloba distintas experiencias, a través de recursos variados, medios y pautas de diferente dimensión, alcance y características. 

En retail este tipo de planes de comunicación es muy frecuente, como así también los presupuestos elevados para poder llevarlos a cabo. La masividad de las ventas, los consumidores y los nuevos productos, hacen posibles estrategias de omnicanalidad muy exitosas que marcaron un antes y un después en este segmento. 

2-  Estrategias omnicanales en comunicación interna

¿La omnicanalidad sirve solo de adentro hacia fuera? Claro que no. Ni te imaginas lo efectivas que pueden ser las campañas omnicanales para tus estrategias de comunicación interna

¿Cuántas veces ha ocurrido que “no se leyó el mail”, “se pasó de largo la cartelera del hall de entrada” o “se estuvo ausente el día de la charla por una enfermedad”? 

La omnicanalidad es, entonces, una solución perfecta a todas estas situaciones frecuentes, que no solo alteran el ritmo habitual del funcionamiento de una compañía, sino que pueden afectar sus objetivos de productividad, de forma directa o indirecta. 

Cultura interna: cómo lograr la omnicanalidad

Un evento corporativo puede ser transmitido en streaming, sus repercusiones pueden ser enviadas en un newsletter especial y se pueden realizar encuestas de satisfacción en las redes sociales para medir su éxito. 

Para la omnicanalidad en comunicación interna, todos los detalles deben ser cuidados, y se deben estipular muy claramente los objetivos puntuales de cada acción: se busca lograr un cambio en la cultura, adaptar a los integrantes de la compañía a un nuevo cambio importante, o compensar alguna carencia en una situación de crisis. 

No importa cuál sea el caso, con una estrategia omnicanal siempre será más rápida su resolución, y más simple de medir y controlar su impacto. 

3- Prensa y acciones con influencers

Hace no mucho tiempo, cuando la moda de los “influencers” se instaló como una herramienta vital de todos los planes de comunicación de las marcas, no se tenía en cuenta la importancia y real necesidad de un planteo omnicanal

Pensándolo en crudo: de nada sirve que una figura pública suba a su feed en Instagram una fotografía con su shampoo favorito, si no refuerza el mensaje en sus stories, ni publica un tutorial sobre cómo usarlo en su canal de IGTV. 

Y eso no es todo, si la acción culmina en una red social, y no se sostiene offsite ni se complementa con otras herramientas (volver a la figura embajadora del producto, convertirla en la cara de las publicidades gráficas, desarrollar algún infomercial), el público simplemente descartará la veracidad del mensaje. 

Prensa y acciones con influencers

Los clientes buscan más que la publicidad tradicional y el storytelling, quieren un compromiso real y un consumo más coherente y responsable. Por eso en la modernidad se los llama “prosumers”. De a poco, las primeras estrategias de marketing de contenido con influencers se fueron cayendo cuando las audiencias comprobaron que solo se trataba de una pauta más. 

La omnicanalidad llega al segmento del marketing de influencias para mejorar la experiencia y potenciar la creatividad. Puedes explorar más sobre cómo generar contenido atractivo para redes haciendo click aquí.

4- ¿Cómo pueden aplicar la omnicanalidad los emprendedores? 

De seguro estarás pensando: “esto de la omnicanalidad suena fantástico pero no sé por dónde empezar”. Tranquilo, pues es más sencillo de lo que parece.

Sólo se necesita una buena estrategia de branding, una identidad clara y objetivos particulares bien delimitados. Debes saber con exactitud quién eres, cuál es la ventaja competitiva que ofreces, y qué estás buscando para tu negocio en este momento.

Emprendedores y omnicanalidad

No será lo mismo si quieres lanzar tu emprendimiento, que si ya cuentas con un público fijo y buscas aumentar tus ventas. Tampoco dará igual si tienes o no con una tienda online propia, o el tipo de punto de venta que ofrezcas.

Es bueno que pienses en la formación de un equipo, y que recibas asesoramiento experto en el tema. Los pequeños emprendimientos que se decidieron por la omnicanalidad y las estrategias globales, alcanzaron un éxito mayor que aquellos que solo realizan pautas aisladas y no administran bien su presupuesto. 

5- La experiencia del cliente cuando forma parte de la omnicanalidad  

Ahora bien, como paso final, te invitamos a ponerte un segundo del lado del cliente. ¿Cómo crees que se sentirá al notar una coherencia entre todos los mensajes que recibe del mismo emisor, estar acompañado permanentemente para despejar sus inquietudes, y recibir una cordial atención pos-venta? Fantástico, ¿No? De eso se trata la omnicanalidad. 

El cliente en el centro

Además, tu marca se transforma en mucho más que un producto comercial: puedes darle la connotación que desees. Puede convertirse en una amiga, un referente, un portal de información, un marcador de los temas importantes de la agenda, o un líder de mercado. 

El cliente vive otro tipo de experiencia, se relaciona con el producto a través de un posicionamiento simbólico y emocional, adquiere un real interés y se fideliza, porque sabe que la marca se preocupa por él, y cuida los detalles para que la venta no sea solo una transacción monetaria. 

En conclusión: ¿Por qué implementar una estrategia omnicanal?

Como has podido observar, la omnicanalidad es una nueva filosofía de comunicación que se puede aplicar en muchos terrenos, y en cualquier caso otorga grandes resultados. Pero para hacer una breve checklist de los motivos principales por los cuales debes pensar en incorporarla, te dejamos el siguiente punteo:

  • Le otorga solidez a tu marca y refuerza la identidad en la que tanto trabajaste para ser reconocido y recordado.
  • Te permite alcanzar nuevos clientes con mayor facilidad, y fidelizar por completo a los ya existentes.
  • Te asegura que tu mensaje llegó a destino, evitando “teléfonos descompuestos”.
  • Puedes automatizar sistemas para despreocuparte de algunas cuestiones técnicas. 
  • Te puedes convertir en un referente y ejemplo a seguir por otras marcas. 
  • Está chequeado que lograrás incrementar tu tasa de ventas y recuperar clientes

¿Qué estás esperando para comenzar a implementar la omnicanalidad en tu negocio? 

Rosario Arce

Post Relacionados